1.27.2016

PESTO DE GUISANTES Y PIPAS DE CALABAZA

Desde que descubrí hace unos años el pesto en casa nunca falta. Suelo tener pesto verde siempre en la nevera, de estos frescos. Los de tarro de cristal que no necesitan refrigeración no me gustan nada. El que hace buittoni, en tarrina, no lleva ajo y está riquísimo, y el que vende Mercadona, en brick también está muy bueno. Tampoco falla en casa un tarro de cristal de PESTO ROJO casero, elaborado con tomates secos. Las dos variedades me resultan super prácticas para improvisar cualquier tostadita o crostini que se tercie, para untar ligeramente el pan de un bocadillo y darle un punto de sabor estupendo, para acompañar un plato de pasta, una pechuga de pollo a la plancha... son muy versátiles. En fin, que ni el pesto verde ni el rojo faltan nunca en casa. Y además, de vez en cuando hay algun pesto diferente, como este de guisantes y pipas de calabaza.


Este pesto de guisantes tiene una textura cremosísima y un sabor suave y dulzón.


Está hecho en nada, así que no tiene que daros pereza alguna prepararlo. Poner los ingredientes en el vaso de la batidora, batir bien y a disfrutarlo.

PESTO DE GUISANTES Y PIPAS DE CALABAZA
Ingredientes:
- una lata de guisantes de 400g . Yo usé la lata de guisantes Bio de Bonduelle que venía en la caja degustabox de diciembre. Peso escurrido: 280g.
- 1 manojo de hojas de albahaca
- 1 diente de ajo
- 2 cucharadas soperas de parmesano (podéis poner 1 o 2 más, a vuestro gusto)
- 2 cucharadas de pipas de calabaza tostadas
- 2 cucharadas de aceite de oliva.

Preparación:
Poned todos los ingredientes en el vaso de la batidora y batid bien hasta que os quede una mezcla homogénea, suave y bien emusionada.


Podeís servirlo espolvoreando con más pipas de calabaza y un chorrito de aceite de oliva.

Me han sorprendido los guisantes en lata. Siempre los he comprado frescos o congelados y al venir esta latita en la última caja degustabox se me ocurrió probar a hacer este pesto y la verdad es que tiene un sabor estupendo y es muy práctico eso de abrir la lata y listos. ¡¡¡¡Las cosas que se descubren con la Degustabox!!!!! ¿No os apetece probar a recibirla en casa? Animaros, porque con este código de descuento: OIJDD os costará tan solo 9,99.-euros, en lugar de 14,99, recibirla en casa.

1.12.2016

EL BRUNCH, ¿QUÉ?, ¿CÓMO?, ¿CUÁNDO? ¿DÓNDE?


Estoy practicamente segura de que ya sabes lo que es el brunch o al menos has oído la palabra, se oye mucho desde hace un tiempo por ahí. En internet, en las redes, en las zonas "in" de las grandes ciudades... Cada vez son más los bares o restaurantes que ofrecen brunch las mañanas de los fines de semana.
La palabra brunch proviene de la mezcla de “breakfast” (desayuno) y lunch (comida) y en EEUU hace muchos años ya que es popular en bares y restaurantes. Yo lo descubrí en mi viaje a Nueva Orleans el año 2002, hace casi 14 años ya. Allí tomé mi primer brunch, el típico brunch compuesto de huevos benedict y salsa holandesa sobre panecillos “english muffin”, bebiendo vino blanco y escuchando música jazz en directo. Tengo un recuerdo precioso de aquella mañana de domingo.
Desde entonces he preparado algunos brunch en casa, y casi siempre en invierno, curiosamente. De hecho durante varios años la tradición con unos amigos fue celebrar el brunch de año nuevo. Nos reuníamos en una casa u otra y nos desayunábamos/comíamos con calma, sin prisas, cada día 1 de enero. Me parece una bonita manera de empezar el año.


Por costumbre siempre he preparado brunch en invierno más que en verano. Los primeros domingos del año me parecen perfectos para preparar y disfrutar de un brunch. Me encantan. Son domingos fríos, de pocas horas de luz, apetece remolonear en la cama, retrasar el momento de abandonar las sábanas calentitas...
Cuando una finalmente se levanta es tarde para desayunar pero demasiado pronto para comer, así que un brunch es la solución perfecta.
Pero no es necesario que sea el día de año nuevo para servir un brunch, por supuesto. Cualquier fin de semana, festivo, puede ser el día para preparar y disfrutar de un brunch con la familia o amigos. ¿Me permites qué te dé unos consejos básicos?


EL BRUNCH

¿QUÉ?
Un brunch es como un desayuno completo, y además con él vamos a sustituir la comida, así que debemos procurar variedad:
- frutas y zumos
- lácteos (leche, yogures, quesos...)
- cafés e infusiones
- panes y bollería (panecillos, tostadas, croissants, brioches, ensaimadas, muffins...)
- cereales (muesli, copos de avena, arroz inflado...)
- huevos (huevos pochados, fritos, duros, tortilla...)
- charcutería (jamón serrano, jamón cocido, salchichón, chorizo...)
- para beber: agua, café, infusiones, zumos, cava, vino blanco...




¿CÓMO?
Puedes servirlo tipo buffet, presentando toda la comida junta en una mesa aparte de la mesa en la que nos vamos a sentar a comer, o servirlo todo en la mesa donde vamos a comer, ayudándote de una mesa auxiliar para lo que no nos quepa.
Imprescindible:
- un mantel bonito, de colores claros, con algún estampado suave. Puedes complementarlo con individuales, caminos... Pon también unas servilletas monas.
- una vajilla bonita, blanca o de colores suaves
- flores frescas y unas velitas, aunque sea de día dan un toque muy especial
- puedes poner también una música agradable, una música de fondo tranquila, con un jazz suave darás en el clavo.


¿DÓNDE?
Sirve el brunch en el comedor o en el office, en la cocina. Asegúrate de que hay un montón de luz natural.




¿CUÁNDO?
Cualquier día que no haya prisas. Tómate tu tiempo preparándolo, poniendo la mesa bonita, preparando el café, la tabla de charcutería... la música, las flores en unos vasitos o jarroncitos pequeños... Tras el brunch seguro que tenéis una sobremesa larga y agradable.

Invita a tus amigas un domingo y sírveles un brunch!!!!! Éxito garantizado.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails