10.28.2012

GALLETAS "DEDOS DE BRUJA"


La receta de hoy es para disfrutar un buen rato con los peques. Nosotros pasamos una tarde muy divertida haciendo la masa, formando los dedos, y luego por supuesto comiéndolos. Si teneis niños en casa probad a hacerlo, se divertirán. Yo no soy muy de Halloween, pero este año me han pedido una colaboración en el blog De Cero a Doce y por las fechas en que tenía que publicar me pareció que estas galletas venían como anillo al dedo.
También el fin de semana hemos tenido taller de galletas decoradas com temática Halloween en La Caseta de Sucre y he estado varios días horneando escobitas, fantasmitas, calabacitas, tumbas, gorros de bruja... y decorando en naranja, morado, negro...  Vamos, que yo creo que ya ¡hasta me gusta!
De todos modos hoy he hecho también panellets, porque ante todo ¡no hay que perder el norte! Antes que adoptar costumbres y tradiciones lejanas mejor adoptar las que tenemos aquí.
Yo nunca había hecho panellets, y la verdad es que no son nada difíciles de hacer y están buenísimos. Esta semana publicaré la receta y las fotos. Los he hecho normales, con azúcar, y también sin azúcar, ¿cómo no?!!!


Para hacer estos dedos de bruja la receta es la misma que la de las galletas decoradas, son galletas de mantequilla. Ni la masa ni la elaboración de los dedos tiene complicación. Para hacer con niños es ideal.

GALLETAS DE VAINILLA: DEDOS DE BRUJA

Ingredientes:
200g de mantequilla a temperatura ambiente
200g de azúcar glass
1 huevo
400g de harina común
1 cucharadita de extracto de vainilla (en polvo o líquida)
Cacao en polvo
Almendra laminada (o en su defecto almendras enteras)

Necesitaremos:
Varillas eléctricas
Pincel
Bandeja de horno y papel encerado (de horno)

Preparación:
Es importante tener la mantequilla a temperatura ambiente. En verano es suficiente con sacarla 30 min antes de la nevera, en invierno podemos necesitar unas 2-3 horas dependiendo de la temperatura de nuestra cocina.
Los niños pueden empezar a ayudaros ya en la preparación de los ingredientes. Con una balanza de cocina pueden ir aprendiendo a pesar las cantidades necesarias de cada ingrediente. A mi hijo este paso le encanta!
También podéis enseñarles a poner el horno en marcha, seleccionar el tipo de calor, en este caso arriba y abajo, y la temperatura: 160ºC.
Ponemos la mantequilla a temperatura ambiente en un bowl y la batimos con las varillas eléctricas para que se vuelva cremosa.
Vamos añadiendo el azúcar glass, en varias veces, y vamos batiendo. Si no tenemos azúcar glass podemos sustituirlo por azúcar normal, pero la textura de la galleta será diferente, ya que al morder notaremos el grano del azúcar.
Añadimos ahora la cucharadita de extracto de vainilla.
Añadimos el huevo y batimos hasta incorporarlo bien.
Vamos añadiendo ahora la harina también en varias veces, y vamos batiendo. Notaremos que con cada incorporación la masa se va endureciendo, siendo cada vez más difícil batir con las varillas.
Los niños pueden colaborar bien con la batidora en mano batiendo los ingredientes a medida que vosotros los vais añadiendo o al revés, añadiendo los ingredientes que vosotros les habréis dejado preparados ya, pesados, cada uno en un cuenco, mientras vosotros vais batiendo. Se trata de que se vean involucrados en todo el procedimiento.
Sacamos la masa del cuenco y amasamos sobre la encimera de la cocina ligeramente enharinada, para que no se pegue.
Cogemos bolitas de la masa y formamos cilindros. Esto es lo que más les gustará. Con un cuchillo marcamos las arrugas de los dedos (el cuchillo no necesitamos que esté afilado, solo necesitamos marcar las arrugas). Ponemos una lámina de almendra como uña. Ensuciamos el dedo, las arrugas, el borde de la uña, con el cacao en polvo, y depositamos en la bandeja de horno cubierta con papel encerado.


Horneamos durante unos 15 minutos o hasta que veamos que las galletas están ya algo doraditas.

Las galletas son muy delicadas cuando salen del horno. Debemos dejarlas unos minutos (10 min) para que se enfríen en la misma bandeja y entonces ya podemos pasarlas a ser posible a una rejilla para que terminen de enfriarse y les circule aire por todas partes.

Se conservan muy bien en cajas metálicas, o en su defecto en recipientes de plástico herméticamente cerrados.


¡¡¡¡¡Qué paséis un rato de lo más divertido!!!!!

10.22.2012

BERENJENAS CON SALSA DE BUTTERMILK, DE OTTOLENGHI

La producción de berenjenas del huerto me obliga a seguir cocinándolas prácticamente a diario, y como los libros de Ottolenghi son prolijos en recetas con berenjenas pues sigo experimentando. Esta receta es tremendamente parecida a la del otro día (Berenjenas con salsa de yogur al azafrán), solo con la ligera variación de que la salsa no va aromatizada con azafrán y se prepara con buttermilk. Sinceramente no sé decir cuál me gusta más. Esta receta de momento aún solo la he preparado una vez, ¡todavía no tantas veces como la anterior!
Esta receta es del segundo libro de Ottolenghi, Plenty. Un libro precioso, impecable, con muchísimas recetas vegetarianas. A mí, solo ojearlo, me hace perder el sentido.
Lo compré en uno de mis viajes a Londres, en el restaurante de Belgravia. Los libros que tienen a la venta en sus restaurantes son siempre de tapa dura y van firmados. Un auténtico lujo, vaya.

"I can't think of a more rustically elegant starter", nos dice Yotam Ottolenghi en la presentación de esta receta en el libro.


BERENJENAS CON SALSA DE BUTTERMILK
Ingredientes:
2 berenjenas grandes y alargadas
80ml de aceite de oliva
1 cucharada de hojitas de tomillo y unas cuantas ramitas
media granada
1 cucharada de za'atar
sal maldon y pimienta negra
Nota: el za'atar yo lo compré en Ottolenghi. Es una mezcla de especias árabe, quizás lo podais encontrar en alguna tienda de productos árabes si sabeis de alguna. Por internet también se puede comprar. Y si está muy complicado se puede elaborar y simular mezclando tomillo, sésamo, sal y zumaque, que a su vez se puede sustituir con ralladura de limón.


Para la salsa: 140ml de buttermilk
100g de yogur griego
1 cucharada de aceite de oliva
1 diente de ajo prensado
un pellizco de sal
Nota: el buttermilk es algo que podeis encontrar en los supermercados Aldi, que seguro que teneis alguno cercano. Mirad junto a los yogures y quesos, es como un envase de yogur pero más grande y pone "buttermilch"

Preparación:
Precalentar el horno a 200ºC.
Lavar bien las berenjenas y sin retirar el pedúnculo (quedarán mucho mejor estéticamente al presentar el plato si no se lo quitamos) cortarlas en dos a lo largo. Hacer unas incisiones en la pulpa sin llegar hasta la piel. Colocarlas en la bandeja del horno, pintarlas generosamente con aceite, espolvorear con las hojitas de tomillo, la sal y la pimienta, y hornear durante unos 40 minutos. Sacar y dejar enfriar.
Mientras las berenjenas se hornean preparamos la salsa. Batimos todos los ingredientes juntos y ajustamos el punto de sal a nuestro gusto. Reservamos en la nevera.
Servimos las berenjenas ya frías repartiendo generosamente la salsa por encima, espolvoreando con los granos de granada y con las ramitas de tomillo. Regamos con un poquito de aceite y a disfrutar.

Os aseguro que las recetas de Ottolenghi son terriblemente adictivas. No dejeis de darle una oportunidad.

10.17.2012

UN POQUITO DE SHOPPING...


Hace muy poco celebraba con vosotros los tres años que ha cumplido el blog. Hoy quiero celebrar que la tienda de Cosas con Encanto cumple ya un año. De nuevo quiero agradecer a todos los que estais ahí a la otra parte y me seguís, a todos aquellos que sois clientes de Cosas con Encanto y en algún momento u otro habeis adquirido cosas de la tienda confiando en mí y en mi negocio. Gracias una y otra vez.
Coincidiendo con el aniversario de la tienda os comunico que Cosas con Encanto acaba de incorporar una nueva categoría a su surtido: repostería creativa. Una categoría que cuenta con varias subcategorías que aún son incipientes, pero que día a día vereis crecer incorporando cada vez más artículos y productos.
También habrá una nueva tarifa de envíos, para aquellos pedidos que consten de algún artículo de respostería creativa, con unos precios más ajustados al peso y volumen del paquete.
Hace un tiempo la compra en internet generaba miedo y desconfianza, y hoy en día es algo cada vez más habitual y general. Yo misma soy compradora habitual online, pues compra a compra descubrí que el repertorio de cosas que podemos adquirir si confiamos en el método es ilimitable. Ya no necesitamos vivir cerca de puntos neurálgicos de tiendas y establecimientos para tener acceso a un gran abanico de ofertas. Desde tiendas pequeñas y muy familiares como la mía, que os acerca los artículos tan maravillosos de firmas como Green Gate, Pomax, House Doctor... hasta grandes portales como Dscuento. Este ha sido mi último descubrimiento, y lo quiero compartir con vosotros. Me encanta la oferta de moda del portal Dscuento. Puedes volverte loca entre tantas opciones, y es garantía segura de que mañana ¡no te verás en la calle con alguien que lleve lo mismo que tú!. Os recomiendo visitar la sección de moda y la tienda Zalando en Dscuento: me encantaaaaaa. Mirad que cosas...






Es que uno puede indicar el color y la franja de precio (mínimo y máximo) y dándole al click aparecen un montón de propuestas.  Es adictivo, ¡teneis que probarlo!

En fin, ahora que os he pervertido un poquito ya solo me queda despedirme con un abrazo muy fuerte a todos, un nuevo gracias por estar ahí (ya sabeis que nunca me canso de daros las gracias) y con la promesa de unas galletas terroríficas en la próxima entrada.

10.14.2012

BERENJENAS CON SALSA DE YOGUR AL AZAFRÁN

Ottolenghi acaba de publicar su tercer libro: Jerusalem. Todavía no he dado abasto con su segundo libro, Plenty, y ya hay otro que estoy deseando tener entre mis manos. Para mí Ottolenghi es el sumum en gastronomía. Sus platos, sus combinaciones de ingredientes, texturas, aromas... son algo extraordinario. Hace ya 3 veranos que lo conocí y me cautivó desde el primer momento. Primero fueron 2 años descubriendo las recetas de su primer libro: Ottolenghi The Cookbook, alucinando con cada receta que preparaba, conociendo sus sabores, descubriendo su universo. Luego llegaron los viajes de negocios a Londres, en los cuales nunca faltó una visita a uno de sus establecimientos. Y este plato de berenjenas con yogur al azafrán, que pertenece al primero de sus libros y casualmente yo no había probado a hacerlo, lo pedí en mi primera visita al Ottolenghi de Motcomb Street. No tengo palabras, el momento de epifanía que viví no puedo expresarlo con palabras. Si las recetas que iba preparando en casa ya me parecían excepcionales, probarlas hechas por ellos mismos fue algo indescriptible.
Hace un par de semanas busqué la receta en el primer libro. Desde entonces la he preparado ya 4 veces. 4 veces en 2 semanas.


La textura tan tierna de la berenjena al horno, con esa salsa de yogur al azafrán, con unos granos de granada, crujientes y dulces a la vez, unos piñones doraditos, hojitas de albahaca... es exquisita.


BERENJENA CON SALSA DE YOGUR AL AZAFRÁN
INGREDIENTES:
2 berenjenas grandes
aceite de oliva
sal y pimienta
1 yogur griego
100ml de agua
un pellizco de hebras de azafrán
1 diente de ajo prensado (o machacado o triturado)
1 chorrito de zumo de limón
media granada
un puñado de piñones
unas 20 hojitas de albahaca
PREPARACIÓN:
Lavamos las berenjenas y retiramos el pedúnculo. Las partimos en dos a lo largo. Partimos por la mitad, obteniendo 4 trozos de berenjena. Ahora cortamos cada uno de esos trozos en cuñas. De las mitades superiores sacaremos dos cuñas y de las inferiores, que son más anchas, tres cuñas. ¿Me seguís?
Colocamos las cuñas de berenjena en una bandeja de horno y pintamos con aceite de oliva. Espolvoreamos con sal y pimienta y llevamos al horno durante unos 30-40 minutos, que queden tiernas y con los bordes bien hechos.
Calentamos los 100ml de agua y echamos las hebras de azafrán. Dejamos infusionar unos 5-10 minutos.
Batimos el yogur con el ajo, el chorrito de limón y la infusión de azafrán.
Dorar los piñones en una sartén con un poquito de aceite.
Dejamos enfriar la berenjena y la colocamos en una fuente. Rociamos con la salsa de yogur. Espolvoreamos con los granos de granada y los piñones. Añadimos las hojitas de albahaca.


10.08.2012

EL POSTRE BRITÁNICO: ETON MESS


Este fue mi gran descubrimiento gastronómico de las vacaciones en Inglaterra este verano. No comprendo como nunca había oído hablar de este tradicional y famosísimo postre británico. Se trata de una combinación de merengue (pero merengue horneado, no del concepto de merengue que tenemos aquí) con fresas y nata, y opcionalmente un coulis de fresas para darle el toquecito especial. Es un postre sencillo pero exquisito.


Su nombre le viene del college en el que inventó u originó: el Eton College, en Windsor, Inglaterra. Es uno de los colleges más prestigiosos de Inglaterra, en él han estudiado el príncipe Guillermo y toda una serie de políticos del país. Según la tradición el 4 de Junio, con motivo del partido de cricket entre los estudiantes del Eton College contra los estudiantes del Winchester College, se sirve este postre. La gente prepara unos deliciosos picnics y el Eton Mess no falta en ellos. El verano está a la vuelta de la esquina y las fresas están en su mejor momento.
Por otra parte la palabra "mess" hace referencia al revoltillo de ingredientes. En inglés "mess" significa desastre, y este postre es una verdadera mezcla sin ningún orden.

ETON MESS
Ingredientes:
400ml de nata (double cream, es decir, con alta proporción de materia grasa)
450g de fresas
4 cucharadas de azúcar glass
4 merengues (horneados)
opcional: coulis de fresas (fresas trituradas con azúcar glass al gusto)

Preparación:
Montar la nata.
Lavar y cortar las fresas y espolvorear con el azúcar glass.
Trocear los merengues.
En una fuente o en recipientes individuales (copas, vasos...) verter la nata, las fresas, los trozos de merengue y rocíar con el coulis de fresa si lo deseamos.

Estoy deseando que haya fresas en el mercado para preparar este postre en casa, pero aún quedan muchos meses por delante!!!
Yo por si acaso me traje una cajita de merengues de Tesco
Y estoy muy tentada de comprar fresas congeladas cada vez que me paso por Aldi o Carrefour y las veo. ¡Cualquier día las cojo!


 (Foto de los supermercados Tesco)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails