8.10.2014

PAVLOVA DE CHOCOLATE


La pavlova es una tarta a base de merengue horneado y crema, ligera y a la vez contundente, con una combinación de texturas crujientes y cremosas insuperable. Este potre se elaboró por primera vez para homenajear a la bailarina rusa Anna Pavlova en su visita a Australia y Nueva Zelanda, entre 1920 y 1930.


Mi versión incluye cacao en la preparación del merengue y una ganache de chocolate negro entre las capas. Las frambuesas y arándanos como topping le dan un toque de frescura y acidez.
Para choco-adictos esta es una tarta irresistible. Aconsejo utiliceis un chocolate de calidad para prepararla. Yo la preparo con cacao puro y chocolate negro 70% Valor y el éxito está asegurado.


Podeis preparar este postre como una tarta grande o en tartitas individuales. También podéis prepararlo en versión sin azúcar, sustituyendo el azúcar por el equivalente en edulcorante, dependiendo del que utiliceis, y empleando chocolate sin azúcar (el de Valor, también del 70%, es de los mejores chocolates sin azúcar que encontrareis en el mercado) en la preparación de la ganache. Teniendo en cuenta de que no contiene harina, el índice glucémico de la tarta es bastante bajo.


PAVLOVA DE CHOCOLATE

Ingredientes para el merengue:
6 claras de huevo
300g de azúcar glass
un pizca de sal
3 cucharadas colmadas de cacao puro en polvo

Ingredientes parala ganache de chocolate:
200g de nata 

Preparación:
(IMPORTANTE: el merengue necesita varias horas para enfríarse una vez hecho, dentro del mismo horno, así que tendremos que empezar a preparar el postre con muchas horas de antelación.)
Precalentamos el horno a 120/130ºC.
Necesitamos un cuenco amplio, bien limpio y bien seco para montar las claras a punto de nieve. 
Para empezar a batirlas les añadiremos la pizca de sal.
Batiremos hasta que hagan picos firmes y al invertir el bol no se deslizan.
Vertemos el merengue en las bandejas de horno cubiertas con papel sulfurizado, formando tres círculos grandes o varios de tamaño individual, según queramos montar el postre.
Horneamos durante una hora aproximadamente. Necesitamos que la superficie esté crujiente, así que si es necesario lo dejaremos unos 15 o 20 minutos más.
Una vez hecho apagaremos el horno y los dejaremos enfríar dentro. Esto nos llevará varias horas o incluso toda la noche si empezamos a preparar el postre la víspera.


Para la ganache de chocolate necesitaremos también unas cuantas horas de tiempo, porque debe reposar y enfriarse.
Ponemos en un cazo al fuego la nata, y cuando empiece a hervir retiramos del calor y añadimos el chocolate troceado. Lo dejamos reposar. Unos 10 minutos después removemos con una cuchara de madera para ir incorporando los dos ingredientes.
Dejamos reposar de nuevo y vamos removiendo cada 10-15 minutos, sin hacerlo enérgicamente ni batir en exceso, solamente lo justo para que se vayan incorporando.
Una vez tengamos una mezcla homogénea dejamos que se termine de enfríar y coja cuerpo.

Montamos la tarta alternando capa de merengue con cucharadas de ganache. 

Finalizamos con los frutos rojos y espolvoreamos con azúcar glass.



Estoy segura de que os encantará.

7.13.2014

REBAJAS VERANO 2014, TODO CON 25% DE DESCUENTO. Y BARBACOA...


Ayer pasamos el día en Oxford, una ciudad que me apasiona. Su atmosfera es especial, y en los días de verano, a pesar de los miles de turistas que colapsan sus calles, tiene un color particularmente bonito. 
Llegamos a casa agotados, pero a pesar de eso preparamos una barbacoa para cenar y disfrutar del jardín, ahora que las temperaturas lo permiten.


Preparamos costillas, hamburguesas, salchichas, patatas fritas, mazorcas de maíz, coleslaw... esas cosas clásicas de barbacoa.




Lo que más me gusta de este país en verano son los días tremendamente largos y las cenas a plena del día.


De postre tomamos un Eton Mess dulce y delicioso con algo que también me vuelve loca de este país en verano: las fresas y las frambuesas.



Y bueno, ya finalmente quiero comunicaros que desde este fin de semana y hasta el próximo 31 de agosto, teneis todos los artículos de cosas con encanto con un 25% de descuento, a parte de un montón de otros artículos con más descuentos aún.




   









7.06.2014

NACHOS CON CARNE


Hoy hace una semana que llegué a Inglaterra para pasar un largo mes, como cada verano, y aunque ya sabeis cómo me gusta esta cultura y la gastronomía de este país, la receta de hoy no tiene nada que ver con todo esto.


Esta receta de nachos gratinados con carne picada y queso es algo que preparo mucho en casa. No tiene complicaciones y es perfecta para un sábado o un domingo noche, para compartir con amigos, para disfrutar con una coca-cola o una cerveza...


Nunca la había compartido con vosotros pero esta última vez la preparé con los nachos de Lay's que venían en la Degustabox de Junio, con una pizca de sal, pimienta y un toque de ajo tostado, y salieron tan deliciosos que no me pude resistir a sacar unas fotos para compartir la receta con vosotros.
 

NACHOS CON CARNE

Ingredientes:
una bolsa de nachos (Lay's Artesanas Chips de Maiz)
250g de carne picada mixta
media cebolla
1 pimiento
sal y pimienta
200g de salsa de tomate
150g de mozzarella rallada
100g de emmental rallado
50g de parmesano rallado
orégano



Preparación:
Pelamos la cebolla y la cortamos en plumas. Lavamos el pimiento y lo cortamos en tiras.
Sofreímos la cebolla y el pimiento.
Añadimos la carne picada y sofreímos todo junto hasta que lo veamos hecho, unos 15-20 minutos.
Añadimos la salsa de tomate y  salpimentamos al gusto.
Precalentamos el horno a 200ºC.
Esparcimos la bolsa de nachos en una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado (en mi caso lo hice en ramekines individuales) y repartimos la carne picada sobre ellos.
Cubrimos con los quesos rallados, espolvoreamos con el orégano y llevamos al horno hasta que se gratine.


6.25.2014

CUPCAKES DE VAINILLA CON FROSTING DE NUTELLA



¿Quién se resiste a un cupcake con un bizcochito suave, tierno, de sabor avainillado, cubierto de un cremoso frosting de nutella? Es difícil... así que de vez en cuando hay que darse el placer y disfrutar de algo así de rico.


Estos cupcakes están hecho con una receta básica de muffin de vainilla, una receta que os puede servir también para un bizcocho si preferís hacer una tarta en lugar de cupcakes. Además, estos cupcakes, sin el frosting de nutella, están riquísimos para tomar en el desayuno, con el café con leche o con la leche con cacao, no necesitan la cobertura para que se pueda disfrutar de ellos.


CUPCAKES DE VAINILLA CON FROSTING DE NUTELLA 

Receta para el bizcocho de vainilla:
Ingredientes:
125g de mantequilla a temperatura ambiente
125g de azúcar
2 huevos grandes
125g de harina con levadura (1/2 cucharadita de levadura) y una pizca de sal
2 cucharadas de leche
1 cucharadita de extracto de vainilla

Preparación:
Precalentar el horno a 180º y preparar las cápsulas que vayamos a utilizar en la bandeja de muffins. Batir la mantequilla con el azúcar con ayuda de unas varillas eléctricas hasta obtener una crema suave.
Añadir un huevo y batir hasta que quede integrado.
Añadir unas cucharadas de harina para que no se corte la masa y seguir batiendo.
Batir el segundo huevo. Añadir la vainilla.
Terminar de incorporar la harina.
Añadir dos cucharadas de leche.
Repartir la masa en las cápsulas de muffins y hornear durante unos 15-20 minutos.
Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla


Receta para el frosting de nutella:
Ingredientes:
150g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
150g de azúcar glass
4 cucharadas grandes de Nutella (podeis poner más o menos según os guste)

Preparación:
Es absolutamente necesario que la mantequilla esté a temperatura ambiente para poder batirla bien con el azúcar glass, el cual habremos tamizado previamente.
Añadimos después las cucharadas de Nutella y batimos hasta que la mezcla esté homogénea y cremosa.

Lo ideal es hacer el frosting cuando los muffins estén ya prácticamente fríos, así los podemos decorar enseguida, con el frosting recien hecho. Si dejamos el frosting en la nevera se endurece y ya no podemos trabajarlo bien a no ser que volvamos a atemperarlo. 

6.19.2014

PASTEL DE YORK Y QUESO CON BASE DE PAN DE MOLDE



En casa nos gustan mucho las quiches, pero me parece que como en cualquier casa, ¿o me equivoco? Sin embargo a mí me da mucha pereza preparar masa quebrada, y la que venden preparada no me termina de convencer. Por eso algunas veces recurrimos a una base hecha con pan de molde que le da al pastel una textura muy sabrosa y diferente. A los niños les encanta.
Y acompañada de un poco de ensalada puede suponer una comida equilibrada.


Para hacer este pastel aproveche el pan de molde super tierno, de Bimbo, Natural 100% y sin leche ni lactosa, que nos llegó en la última caja Degustabox (por cierto si os apetece probar a recibirla en casa mes a mes os dejo un código promocional para que solo os cueste 9,99.-euros (con gastos de envío incluidos): OX70G
Os aconsejo que probeis, hace mucha ilusión recibirla cada final de mes y abrirla corriendo para ver lo que contiene!!!!


Además para hacer el pastel estrené mi último molde para quiches, un modelo de Lekué que es super práctico porque una vez retirado el pastel o quiche del horno tan solo tienes que quitar el aro de silicona y puedes servir a la mesa la quiche en la base de cerámica blanca del molde. ¡Muy cómodo!


PASTEL DE YORK Y QUESO CON BASE DE PAN DE MOLDE

Ingredientes:
9 rebanadas de pan de molde (Bimbo Natural 100%, sin leche ni lactosa)
150g de york cortado a cuadraditos
200g de queso mozzarella rallado o queso emmental rallado, según preferencias
3 huevos
200ml de nata para cocinar
aceite de oliva y sal
 
Preparación:
Necesitamos un molde de quiche desmontable. Yo usé uno de lekué con base de cerámica y borde desmontable de silicona platino.
Precalentamos el horno a 200ºC.
Pintamos el molde generosamente con aceite de oliva.
Lo cubrimos con las rebanadas de pan de molde. Cortamos tiras del pan de molde sobrante para crear un borde levantado.
Pintamos con aceite de oliva toda esa base de pan de molde.
Batimos los huevos con una pizca de sal (al gusto) y la nata.
Vertemos en la mezcla de huevos y nata el jamón de york a cuadraditos y el queso rallado.
Lo ponemos todo en el molde, sobre la base de pan, y llevamos rápidamente al horno.
Horneamos durante unos 30 minutos o hasta que veamos que la superficie se dora y retiramos del horno.
Está rico calentito, recién horneado, y también frío, unas cuantas horas después, o incluso al día siguiente.



LinkWithin

Related Posts with Thumbnails