8.10.2014

PAVLOVA DE CHOCOLATE


La pavlova es una tarta a base de merengue horneado y crema, ligera y a la vez contundente, con una combinación de texturas crujientes y cremosas insuperable. Este postre se elaboró por primera vez para homenajear a la bailarina rusa Anna Pavlova en su visita a Australia y Nueva Zelanda, en las primeras décadas del siglo XX, entre 1920 y 1930.


Mi versión incluye cacao en la preparación del merengue y una ganache de chocolate negro entre las capas. Las frambuesas y arándanos como topping le dan un toque de frescura y acidez.
Para choco-adictos esta es una tarta irresistible. Aconsejo que utilicéis un chocolate de calidad para prepararla. Yo la preparo con cacao puro y chocolate negro 70% Valor y el éxito está asegurado.


Podéis preparar este postre como una tarta grande o en tartitas individuales. También podéis prepararlo en versión sin azúcar, sustituyendo el azúcar por el equivalente en edulcorante, dependiendo del que utilicéis, y empleando chocolate sin azúcar (el de Valor, también del 70%. Os aconsejo los chocolates sin azúcar de Chocolates Valor porque son los mejores sin duda alguna que encontraréis en el mercado) en la preparación de la ganache. Teniendo en cuenta de que esta tarta no contiene harina, el índice glucémico de la tarta es bastante bajo.


PAVLOVA DE CHOCOLATE

Ingredientes para el merengue:
6 claras de huevo
300g de azúcar glass
un pizca de sal
3 cucharadas colmadas de cacao puro en polvo

Ingredientes parala ganache de chocolate:
200g de nata 

Preparación:
(IMPORTANTE: el merengue necesita varias horas para enfríarse una vez hecho, dentro del mismo horno, así que tendremos que empezar a preparar el postre con muchas horas de antelación.)
Precalentamos el horno a 120/130ºC.
Necesitamos un cuenco amplio, bien limpio y bien seco para montar las claras a punto de nieve. 
Para empezar a batirlas les añadiremos la pizca de sal. Y después, poco a poco, iremos incorporando el azúcar glass, y finalmente el cacao en polvo.
Batiremos hasta que se formen picos firmes y al invertir el bol no se deslice el contenido.
Vertemos el merengue en las bandejas de horno cubiertas con papel sulfurizado, formando tres círculos grandes o varios de tamaño individual, según queramos montar el postre.
Horneamos durante una hora aproximadamente. Necesitamos que la superficie esté crujiente, así que si es necesario lo dejaremos unos 15 o 20 minutos más.
Una vez hecho apagaremos el horno y los dejaremos enfríar dentro. Esto nos llevará varias horas o incluso toda la noche si empezamos a preparar el postre la víspera.


Para la ganache de chocolate necesitaremos también unas cuantas horas de tiempo, porque debe reposar y enfriarse.
Ponemos en un cazo al fuego la nata, y cuando empiece a hervir retiramos del calor y añadimos el chocolate troceado. Lo dejamos reposar. Unos 10 minutos después removemos con una cuchara de madera para ir incorporando los dos ingredientes.
Dejamos reposar de nuevo y vamos removiendo cada 10-15 minutos, sin hacerlo enérgicamente ni batir en exceso, solamente lo justo para que se vayan incorporando.
Una vez tengamos una mezcla homogénea dejamos que se termine de enfríar y coja cuerpo.

Montamos la tarta alternando capa de merengue con cucharadas de ganache. 

Finalizamos con los frutos rojos y espolvoreamos con azúcar glass.



Estoy segura de que os encantará.

2 comentarios:

  1. Nata de cocinar o para montar, ¿cuál hay que usar?. Y hablas de sal al montar las claras, pero el azúcar, ¿cuándo se incorpora?

    ResponderEliminar
  2. Hola! la nata, como se va a calentar con el chocolate no necesariamente debe ser para montar o para cocinar, la que te venga bien sirve.
    Respecto al azúcar se va incorporando progresivamente a las claras mientras batimos.
    Un saludo!

    ResponderEliminar

Los comentarios son siempre recibidos con gran alegría. Deja tus palabras y sabré que has estado aquí. Te agradezco enormemente la visita y me llena de satisfacción que dediques unos minutos a dejarme constancia de ella.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails